LÍNEA DE ENVASES LIGEROS

Entrada de envases ligeros procedentes del contenedor amarillo de recogida selectiva.

Los camiones que proceden de la recogida selectiva de envases ligeros (envases de plástico, brik, y latas) llegan a la Planta de Clasificación donde efectuarán su descarga en la playa. Procedentes tanto de los municipios que integran el Consorcio, como además los restantes de la Comarca de la Vega Baja suponen una cifra de 3.18 kg/hab y año ( datos del 2003), además se prevé un incremento lógico de producción que se estima de 5 kg/ hab y año en el 2012. La cantidad de residuos de envases a tratar irá desde las 2085 toneladas que previsiblemente entrarán en el 2005 hasta las 3819 toneladas del año 2012.

Pesaje del camión.
Tras la entrada de los vehículos se procede a su pesaje y control identificativo del itinerario de procedencia, en la caseta de control y pesaje mediante la báscula BC-101.
Los camiones son pesados a la entrada y a la salida obteniéndose por diferencia el peso neto de los residuos transportados.

En la ficha que imprime el sistema informático figura al menos:
– vehículo número y matrícula
– empresa concesionaria de la recogida y transporte
– fecha y hora de la pesada
– procedencia
– peso bruto
– tara
– peso neto
– observaciones e incidencias.

La báscula también sirve para el control y pesaje de los vehículos que han de transportar los residuos recuperados al finalizar el proceso de clasificación en la planta de tratamiento. Además se realizan periódicamente pruebas y revisiones. La báscula tiene una capacidad máxima de 60 toneladas con una frecuencia máxima de 60 pesadas/hora/báscula.

Depósito en playa de descarga.
Los camiones de recogida selectiva puesto que ya han sufrido una separación en origen pasan directamente a las instalaciones. Esta plataforma de descarga de los residuos provenientes del contenedor amarillo tiene las dimensiones suficientes para realizar con holgura las maniobras de llegada, giro, aproximación, descarga y salida.
Al depositar los residuos desde camiones al área de descarga, se procede a alimentar la cinta mediante una pala.
Esto no ocurre con los RU que provienen de la recogida municipal de basura. Los camiones vuelcan el contenido de envases que transportan hacia una nave desde la cual posteriormente se procederá a su introducción en una cinta transportadora que recorre por etapas diversos mecanismos que culminarán con la clasificación completa de cada uno de los tipos de envases que contienen el contenedor amarillo.

Entrada a la cinta.
Para comenzar a trabajar con la línea de envases se recogen estos residuos y se llevan a la cinta transportadora. El residuo es depositado en la tolva del alimentador de placas mediante pala cargadora, que lo conduce a la cinta.
La capacidad de esta línea en condiciones (en el 2003) es de 2t/hora con previsión de un incremento de dicha capacidad hasta las 4 t/hora.
Se hace una recuperación de materiales férreos valiosos y/o voluminosos.
Los residuos al principio de la cinta son transportados hasta una cabina donde los operarios se encargan de una separación manual de residuos que no han sido debidamente clasificados. Así se pueden encontrar no sólo envases de metal o aluminio sino otro tipo de residuos metálicos que se pueden separar al inicio del proceso. Este tipo de residuos es lo que se conoce en Planta como chapajo y constituye el triaje primario de los residuos metálicos. El triaje secundario consistirá en la separación de metales mediante electroimán, proceso que se producirá más adelante. De forma análoga se pueden encontrar plásticos que no constituyen un envase propiamente dicho y que en algunos casos pueden resultar excesivamente voluminosos. Con objeto de optimizar el funcionamiento de la maquinaria y evitar posibles inconvenientes, como que se atasquen ciertos residuos en ellas, se procede (según el criterio de los operarios) a una retirada de estos residuos voluminosos.

Se pasa a un trommel que fracciona los envases por tamaños.
A continuación los residuos de envases (ya sin los voluminosos que producen atasco en la instalación) pasan por un dispositivo rompebolsas y posteriormente a través del trommel. El trommel consiste en un cilindro provisto de una rejilla de tamaño específico y una serie de cuchillas distribuidas a lo largo del cilindro. Las cuchillas tienen el objetivo de remover los residuos y facilitar la salida del aire interior de los mismos y la rejilla provoca la separación de los envases en dos fracciones. Los residuos que caen por los agujeros de la rejilla constituyen los envases pequeños, línea llamada “pasante seco” y los residuos que atraviesan el trommel sin caer por la rejilla constituyen la fracción de envases grandes llamada línea de “rechazo seco”.

Ambas fracciones (pasante y rechazo seco) seguirán las distintas etapas del proceso de forma paralela pero diferenciada.
Se separa férricos mediante un electroimán.

Los envases atraviesan un electroimán el cual recoge gracias a sus propiedades magnéticas los residuos que llevan en su composición hierro y/o acero. Este electroimán está colocado encima de la cinta transportadora por la que van pasando los envases pequeños que constituyen el pasante seco y en otra cinta ( donde están los envases grandes, rechazo seco) hay colocado otro. De este modo el electroimán va recogiendo a su paso los envases magnéticos y depositándolos en un contenedor aparte.

Se separan los distintos plásticos mediante triaje manual: se separan manualmente plástico PET, PEAD, briks. Con ayuda de un dispositivo de aspersión se separa plástico film. Además se separa manualmente en cabina envases de briks y residuos de cartón.

Una vez han atravesado el electroimán, los residuos son transportados por la cinta hasta la cabina de triaje. En la cabina de triaje se efectúa una separación fundamentalmente manual por los operarios de la instalación, siendo por tanto está etapa la que constituye el grueso de la mano de obra de la Planta de Clasificación. Pero además existe una componente mecánica en la cabina, la cual consiste en la aspersión de plástico film (bolsas de plástico) mediante un dispositivo aspersión, no obstante esta máquina requiere la alimentación manual del mismo mediante el trabajador.
Se separan plástico PET, PEAD, briks, y film de manera manual pero ayudado de un aspersor. Igualmente se separa en cabina envases de briks y residuos de cartón.

El diagrama de funcionamiento de la cabina de triaje es el siguiente:

PEAD son las siglas de Polietileno de alta densidad. Se emplea en la fabricación de diversos tipos de botellas y recipientes. Dentro de los plásticos, constituye el tipo de plástico más reciclado.
FILM es el plástico usado en bolsas de un solo uso y el utilizado en envoltorios sobretodo de alimentación.
PET son las siglas de Polietileno de Tereftalato. Es un tipo de plástico transparente utilizado mayoritariamente para productos alimenticios y bebidas. Este polímero se utiliza fundamentalmente en las botellas de agua. Su reciclaje admite la fabricación de fibras de poliéster para artículos textiles, ropas, moquetas, aislante, uso en la industria del automóvil, etc; estando permitido en algunos casos su empleo para la producción de botellas y envases alimentarios.
CARTÓN no se separa en este proceso puesto que en la línea de envases se clasifican los residuos del contenedor amarillo, que recordemos que debían contener residuos de envases ligeros (envases de plástico, envases de aluminio o férricos y envases tipo brik). Aunque los briks contienen cartón en su composición están compuestos además por plástico y aluminio. Por ello en la línea de envases se procede a una clasificación específica y manual de los envases de briks para ser llevados a la Planta de Reciclaje. Allí podrán reciclarse cada uno de estos tres materiales mediante un sistema de separación específico; o bien reciclarse el brik sin separación composicional utilizándolo posteriormente en ciertas industrias.

MIX constituye una fracción mezcla y genérica del resto de plásticos, que son separados de forma conjunta puesto que constituyen un porcentaje muy pequeño respecto del total de envases de plásticos que son clasificados.
Se separa el aluminio mediante corrientes de Foucault.
Tras pasar por la cabina de triaje las cintas transportan los residuos hacia un último instrumento: el separador de aluminio. Éste posee una capacidad de inducción que provoca la repulsión de los residuos de envases con contenido alumínico. Esto quiere decir, que los residuos que contienen aluminio (algunos briks que se puedan haber escapado del proceso de triaje manual, o latas de refresco) son empujados mediante unas corrientes llamadas de “foucault” fuera de la cinta transportadora. De esta forma se separan los envases de aluminio de la fracción restante de envases, la cual constituirá el rechazo de los envases de Planta.

Al final se obtiene un rechazo que va al vertedero.

Al finalizar las distintas etapas de clasificación se obtienen varios productos y rechazos. Los rechazos constituyen una fracción minoritaria en cuanto a la línea de envases se refiere. En cambio, cuando estamos hablando de residuos todo en uno, la fracción rechazo es sensiblemente superior (llegando en ocasiones al 50% respecto a los residuos de entrada). Teóricamente la línea de envases no debería producir rechazos, debido a que en Planta se ha procedido a una separación sistemática de todos los materiales que pueden formar el envase; de este modo, la fracción de rechazo es debida fundamentalmente a una mala separación en origen. Esta fracción rechazo es compactada en balas para facilitar el transporte a vertedero controlado.
Con los envases recuperados se hacen balas compactas que van a la Planta de Reciclaje.

Los envases clasificados son compactados en balas y organizados en la nave para la salida hacia plantas de Reciclaje. El transporte de balas de residuos para reciclaje y el tratamiento efectuado en la Planta de Clasificación se lleva a cabo gracias a la financiación ciudadana a través de punto verde. El punto verde cubre la totalidad de los costes ligados a la recogida, a la selección y al reciclaje de los materiales y representa el principio de responsabilidad compartida entre productores, distribuidores, consumidores y administraciones públicas. Está representado por dos flechas de color verde e intensidades diferentes que girando en sentido contrario se enmarcan en un círculo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies